sábado

India 2014 /2. New Delhi? Old Delhi? Noisy Delhi!!!


Primeras impresiones de Old Delhi...

Estrepitosos ruidos!
Crashing noise! No hay ciudades más ruidosas que las de India. Si crees conocer todos los ruidos, acá aprendes algo nuevo. Ensordeces, enloqueces, padeces. El ruido estrepitoso te atormenta, es continuo. Lo peor son las bocinas de todo vehículo que tenga motor. En India, como he comprobado en otros países asiáticos, la ley del conductor se limita a mirar hacia adelante. Hacia atrás o a los lados, lo que cuenta es la bocina de otro conductor. Jamás verás al conductor de un vehículo mirar hacia otro lado que no sea hacia adelante, ni a un peatón. Cruzar las calles mirando en una sola dirección es la norma, estés sobre tus propios pies, en un autorickshaw, cyclerickshaws (a pedal), en un auto, en un bus. Entonces imagínate que la única forma de seguir adelante sin colisionar es tocando bocina. Y no una vez, dos, tres, cinco, y así hasta que quien tienes delante se digne a hacerse a un lado y dejarte pasar. Las 24 horas del día escuchas bocinazos. Es posible que siempre haya tanta gente que no
duerma? Con una población actual de 1.275.998.800 (más de mil doscientos millones) es indudable
que siempre habrá un par de millones despiertos y a los bocinazos! De esos mil doscientos millones
hay unos 14 millones en Delhi, capital de la India. Tocar bocina, pitar o como quieras llamarlo y por
si se te olvida: siempre encuentras unos cuantos vehículos con una aviso pintado detrás "Horn please"
(pite, por favor), otros con "Blow Horn" (suene la bocina). Y Delhi es la ciudad con más vehículos por habitante de toda la India.


En rickshaw.



Todo vale.


En las calles del Viejo Delhi, el Main Bazar.

Dormir en Old Delhi.
Era lo que quería, igual que mi primera visita a Delhi (en 2000): un hotel/guest house en la parte vieja de la ciudad. Es un lugar horrible, pero a la vez repleta de gente y turistas, una forma de sentirme segura. Cerca, además, de la New Delhi Station, la estación de trenes que nos llevaría a Agra un par de días después de llegar. Nuestro hotel estaba sobre el Main Bazar, pero para llegar a la puerta de entrada, debíamos entrar por una callejuela angosta. No había forma de perdernos, no era la vista del lugar lo que nos guiaba, sino el olfato : para entrar a la callecita debíamos pasar por un meadero público, o urinario -para hombres, por supuesto-, que en realidad eran dos pegados, en los que en todo momento había un par de caballeros haciendo la cola para esperar su turno. El urinario público constaba de tres paredes, los hombres se veían meando -perdón, otra vez!: orinando- de espaldas al pasante. No tardamos en comprender que debíamos pasar rápido y conteniendo la respiración, aún así no nos librábamos totalmente del mal olor. Mi pregunta es: cómo es posible que un hotel encontrado en TripAdvisor no tenga esto como punto negativo? Además del hotel en sí, que era de muy mala 
presencia...




Callejuela del SB Inn.



Urinarios públicos, en la foto a la derecha del hombre.

La primera tarde en Delhi la utilizamos solo para recorrer los alrededores, dar una vuelta por la estación de trenes y buscar un lugar relativamente decente donde comer. El stress estaba siempre presente. Sabes que no puedes beber agua, pero tampoco puedes lavarte cara, manos y dientes con 
 del grifo. Agua embotellada, al salir de la ducha debes desinfectarte las manos y cuidar en todo momento que no te entre una sola gota en la boca. No es fácil, es cansador. Llegando al cuarto de un hotel debes desinfectar con aerosol la manijas de las puertas, el cuarto de baño por completo, todo mueble que tenga la habitacón, además de la cama, sábanas y almohada -es mejor lleva la propia sábana, esa especie de bolsa de dormir de tela que tambíen cubrirá la almohada y tus propias toallas-. 


Old Delhi de noche.


Nunca estás solo, caminar no es fácil... Los cinco sentidos puestos en acción todo el tiempo, una buena manera de intentar sobrevivir al caos de Delhi.


De noche por Main bazar.


Turismo en Delhi.

Después de ver la estación de trenes de New Delhi -y verificar desde que andén saldríamos al día siguiente, nos subimos a un rickshaw a motor (pronunciado en India rikshó) que nos llevó a la única oficina de turismo de gobierno, en la Connaugth Place. Si no fuera porque en el auto que nos llevó a recorrer un par de lugares interesantes pudimos poner toda la ropa que llevábamos para regalar, hubiera sido una muy mala elección pagar para pasear por Delhi. Dinero gastado que no valió la excursión. Lo más interesante visto en el día fue el templo del loto.


A ellos también les gusta fotografiarse con los extranjeros...


Con traje típico.


Colegiales visitando el Loto Temple.


Turistas locales, bellas ellas!


Familia orgullosa.

Estación de trenes "New Delhi".
Se ha escrito mucho sobre los trenes en India, mucho más todavía sobre como hacerte de un billete de tren. Hoy en día es más común hacerlo por internet y comprarlo antes desde casa. Intenté hacerlo así y siguiendo las indicaciones deotros bloggeros. Me metí en la web de www.cleartrips.com, la página oficial para comprar los billetes en la India. Vuelta la burocracia de la democracia más grande del mundo, me encontré conque para poder abrir una cuenta se necesita más tiempo -exactamente 3 días- y paciencia de lo normal. Tratar de comprar un billete me fue imposible, llegaba al punto de que lo tenía y lo había pagado, y enseguida me llegaba un email automático diciendo que "lo lamentamaos, no pudo realizarse la transacción, su dinero le será devuelto a la brevedad". Si, lo devolvieron un par de semanas después. Cambié de bloggers tratando de encontrar una explicación y me fuí a los de alemanes, en donde por suerte un par de gente comentaba que la cleartrip no acepta tarjetas de crédito desde Alemania. Ok, pero eso la cleartrip debería tenerlo escrito en algún lado. La solución, googleada, la encontré en una agencia alemana que hace de intermediaria. Por cada transacción me cobraron 10€, saqué 3 pasajes dobles, 30€ en total, aún cuando dos de los pasajes me salían 5,50.- cada uno. Mal negocio, buen negocio. Pero la única alternativa.



En las afueras de la estación de trenes.

Un tren pintado.


Lista de pasajeros en un tren de larga distancia.

Transportadores oficiales de equipaje: todos de camisa roja, un schal al cuello que usarán para protejer su cabeza y sobre ella cargar con todo lo inimaginable.


Esperando para cargar un tren...

Llegar a las estaciones horas antes y dormir



Esperando un tren. En el suelo se duerme y se come...



En el andén.


Final del día 
y a levantarnos temprano para ir a Agra...